domingo, 21 de febrero de 2016

El Triunfo de las Dictaduras

Teníamos que elegir de entre todos vídeos sobre la guerra, uno de ellos.
Me "gustó" uno en especial. Y digo "gustar" entre comillas, porque un video narrando actitudes sobre un dictador responsable de la muerte de miles y miles de inocentes no te puede simplemente gustar.
Pero el video que vi me impactó porque hablaba de la actualidad.
De como, aun con todo lo que sabemos, sigue habiendo gente que los apolla. Gente que obvio la realidad que conlleva el pasado que todos compartimos, y del que deberíamos responsabilizarnos,  pero no lo hacemos.
Miramos hacia otro lado, como si aún estuviéramos con la sección de abriendo los ojos en sociales.
Pero, supongo que a veces las cosas no cambian.
El video hablaba de la muerte de Mussolimi, el dictador italiano.
De cómo habían decidido crear una especie de panteón allí, y cómo hay gente que va a admirarlo por ser una asesino, que no sólo mata él, sino que mueve con sus ordenes a militantes con poco criterio  o con demasiadas responsabilidades a cargo como para negarse a las órdenes de un superior y a las creencias de todo un país.
Y cómo eso también se hace aquí, en España, con Franco.
Aunque mejor no deberíamos meternos en camisa de once varas.
El vídeo se centraba en la muerte del dictador italiano. Pero yo me centraré en la actitud de las personas que decidieron apartar la mirada y ser fiel a sus equívocas creencias, adorando al malo de la película.

martes, 16 de febrero de 2016

Recordamos y Reflexionamos.

A veces no somos conscientes de lo que sabemos hasta que lo desarrollamos en forma de lluvia de ideas.
Hoy en clase, Virginia nos ha dado unos cuantos temas, como:
  • La 2ª Guerra Mundial: fechas y países que participaron.
  • Hitler.
  • Mussolini.
  • La  explosión de las bombas atómicas en Japón.
  • Guerra civil española y Franquismo.
  • Algún conflicto armado actual.
Y hemos intentando hacer un padlet, pero no ha salido muy bien.



Así que, hemos retrocedido unos años, y hemos utilizado una pizarra para la lluvia de ideas, y este ha sido el resultado:





Y yo he recopilado algunas ideas principales y las he puesto en un Paint:

Este es el resultado final.
La conclusión  que obtengo de esto:
  • He aprendido que Estados Unidos entró en guerra después del ataque a Pearl Hearl.
  • No hemos utilizado ningún recurso, tan solo la pizarra. Y después, Paint.
  • Lo hemos aprendido todo el grupo junto con nuestra profesora.
  • No tengo dificultades. Pero si la tuviera, mi grupo o mi profesora me podrían ayudar.
  • Todos hemos realizado en mismo grado de trabajo. Ha sido trabajo en equipo.




jueves, 4 de febrero de 2016

Carta de una judía.

Recuerdo que en esa foto había alguien delante de mí. Los soldados nos sacaron a voz en grito de las casetas. Yo pensaba que nos llevaban a trabajar.  Trabajaba de ayudante. No era muy fuerte, así que ayudaba a los demás  en sus respectivos trabajos.
No me llevaba bien con ninguno. Nos peleábamos porque nos preocupaba los que nos podía pasar . La mayoría de nosotros había perdido a sus padres. Por aquel entonces, solo era una cría. No tenía idea de lo que ir a las duchas significaba.
Tenía la absurda esperanza de encontrar a mis padres. Tenía la -no tan absurda- esperanza de que nos iban a sacar.
Pero tenía miedo. No nos daban apenas de comer. Los soldados eran crueles con nosotros. No eramos más que trozos de carne judía para ellos.
Dormíamos treinta personas apretadas en una sola cabañas. Los mayores desaparecían. Me sentía sola.
Solía tener una vida feliz antes de entrar en ese tren de mercancías. Todo lo feliz que puede ser una judía en una ciudad alemana. Con los tratos que recibíamos, la discriminación, las limitaciones.
Volvíamos a casa antes del anochecer bajo el toque de queda. Bajábamos de las aceras si alemanes pasaban. Llevábamos brazaletes con la Estrella de David. Marcados como si fuéramos ganado.
Mis padres eran polacos. Se mudaron a Alemania en el período de entreguerras, por el 1920. Todavía no estábamos condenados.
La noche que todo cambió, yo estaba junto con mis padres en el comedor, cenando.
Los soldados irrumpieron en el edifico. Las luces se encendieron, las puertas se abrieron, y el horror comenzó.
Nos metieron en coches de trenes abarrotados sin luz. Perdí de vista a mis abuelos, pero me abracé a mi madre.
Ella parecía entender lo que sucedía. Veía el terror en sus ojos. 
En todos estos años, no he podido olvidar esas esferas azules escrutándome con terror en ellos. Pero sus brazos me apretaban a ella, y dentro de todo ese caos, me sentí segura.
No tenía ni idea de lo que me esperaba.